Nunca ha habido tanto dinero en Europa para combatir la pobreza infantil. ¿Sabremos sacarle partido?

“Siempre parece imposible hasta que se hace”. La frase es seguramente la más famosa de Nelson Mandela, y al menos la primera parte se ajusta como un guante al informe presentado por Save The Children para combatir la pobreza infantil en Europa. 20 millones de niñas y niños en el continente viven en la pobreza según sus datos. 20 millones es una cifra inmensa.

Cómo reducirla en 14 países europeos, entre ellos, España. De eso trata el informe de Save The Children para el que Kveloce I+D+i ha puestos los mimbres. El título es explícito: “Garantizar el futuro de los niños. Cómo acabar con la pobreza infantil y la exclusión social en Europa”

El momento es ahora

La Comisión Europea, por primera vez en su historia, ha establecido como prioridad reducir la pobreza infantil. El objetivo para 2030, es que al menos 5 millones de niños de la UE salgan de la pobreza.

Para la ONG Save The Children el empeño no es nuevo. Llevan casi un siglo colocando la lupa en esa herida y trabajando en ello. Pero el impulso de la CE significa fondos, oxígeno al fin, dinero que los países miembros estarán obligados a utilizar para corregir las cifras, rebajar esos datos que sonrojan incluso a los más ricos, como Alemania.

Las exigencias de la CE son firmes: en los países que estén por encima de la media en tasa de riesgo de pobreza o exclusión, como es el caso de España, al menos el 5% del Fondo Social Europeo Plus tendrá que dedicarse a proteger la infancia: en total, 527 millones de euros.

El fondo europeo obliga, además, a las Administraciones de los Estados miembros a cofinanciar, por lo que en el caso de España, el gobierno tendrá que aportar otros 252 millones de euros a acciones destinadas a paliar la pobreza infantil.

Es la primera vez que este fondo compromete una aportación específica contra la pobreza infantil y la cantidad a la que asciende es histórica en nuestro país. Nunca se había dedicado tanto dinero a proteger la infancia.

Pero queríamos hablar del “Cómo”, ¿cómo se aborda un desafío tan sensible?

País por país

Save The Children acaba de publicar un informe minucioso que lo detalla, país por país, en el que Kveloce I+D+i ha tenido una importante participación.

El informe “Garantizar el futuro de los niños. Cómo acabar con la pobreza infantil y la exclusión social en Europa”, recoge los estudios realizados por más de 40 especialistas de la ONG de 14 países europeos, 9 de ellos estados miembros de la Unión (Dinamarca, Finlandia, Suecia, Alemania, Países Bajos, Italia, España, Lituania, Rumanía), los otros 5 fuera de la Unión Europea (Albania, Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Islandia e Irlanda del Norte).

Según el informe, ningún país del continente europeo está libre de la pobreza infantil, y en su análisis de 14 países en Europa, pone especial énfasis en remarcar las causas principales en cada nación.

De Bosnia a Alemania

En enero de 2021, Save The Children denunciaba que alrededor de 50 niños y adolescentes refugiados dormían en la calle en Bosnia Herzegovina, a merced del frío invernal, cobijándose en edificios vacíos y residencias privadas sin la supervisión de ninguna persona adulta. Se estima que hay unas 2.500 personas migrantes y refugiadas distribuidas por el país viviendo en la calle o sin un alojamiento adecuado, entre las que se encuentran los niños que viajan solos.

En Albania, la mitad de los niños de la población, el 49,4%, está en riesgo de pobreza o exclusión social. Alrededor del 12%, 50.000, tienen que trabajar en el campo, en el comercio ambulante, o mendigan para ayudar a sus familias.

Según los últimos datos disponibles, en Alemania, uno de los países más ricos del mundo, 1/4 de la población infantil crece en riesgo de pobreza, y, siempre según el informe, España es el tercer país de Europa con mayor tasa de riesgo de pobreza y exclusión social infantil, solo por detrás de Rumanía y de Bulgaria.

Así, el informe de Save TheChildren desglosa país por país las particularidades de la pobreza infantil en cada nación. Más de 40 técnicos de la ONG enviaron los datos y el análisis de la situación nacional.

Katerina Nanou, asesora principal de promoción de Save the Children Europa, en colaboración con Rebeca Lucas, Mireia Ferri, Barbara Branchini y Maite Ferrando de Senior Europa S.L – Kveloce I+D+i son las responsables de la elaboración del informe que también incluye recomendaciones políticas y medidas específicas para reducir la pobreza infantil.

“Nuestra tarea ha sido revisar los datos que llegaban de los técnicos de cada país, solicitar la ampliación de información siempre que fuera necesaria y, finalmente, procesar toda la información recogida”, explica Maite Ferrando, CEO de Kveloce I+D+i.

El estudio de Save the Children se enmarca en la estrategia europea destinada a reducir las desigualdades en la infancia, combatir la pobreza infantil y sus consecuencias dentro de la Unión Europea y garantizar los derechos de los niños: la “Garantía Infantil Europea”.

Así pues, el objetivo de la Garantía Infantil Europea es garantizar que todos los niños, niñas y adolescentes de la Unión Europea tengan acceso en igualdad de condiciones a seis derechos básicos: educación y cuidado infantil, educación y actividades extraescolares, al menos una comida saludable por día lectivo, salud, vivienda adecuada y nutrición saludable.

Y bien, ¿cómo? ¿qué tipo de acciones se recomiendan? ¿Cómo se hace posible?

El caso español como ejemplo

Tal y como desvela el informe, en España ocurre un espejismo, algo que no sucede en ningún otro país de la UE: el informe constata que cerca del 40% de los niños y niñas en riesgo de pobreza proceden de familias con empleo. La paradoja es impropia de una España europea y en el carro de los ricos. Trabajar no garantiza salir de la pobreza.

Según el informe, en España los más afectados por la pobreza crecen en familias monoparentales (principalmente madres) o numerosas, de origen migrante, con discapacidad, pertenecientes a una minoría étnica y de zonas rurales o desfavorecidas.

El informe alerta de que hay “millones de niños y niñas” en Europa que no pueden hacer ni una comida saludable cada día. Respecto a España, apela al Gobierno para que extienda las becas comedor, que a día de hoy solo alcanzan al 11% de niños y niñas en la educación obligatoria, lejos del 27,4% en situación de pobreza, según cifras del informe.

Además, la cobertura es muy desigual en el territorio español: solo el 2% de los niños y niñas de la Región de Murcia acceden a esta beca, en Melilla son el 18% y en la Comunidad Valenciana y en Canarias, el 25%.

Save the Children propone la introducción de una enmienda en el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado que amplíe la dotación de las ayudas de comedor en 100 millones de euros y promueva el acceso a comedor escolar gratuito hasta llegar en cuatro años a todos los niños y las niñas bajo el umbral de la pobreza.

Igualmente, pide que se aumenten las ayudas económicas directas a los niños, niñas y a las familias ya que, según indica, en la actualidad las ayudas a la crianza se encuentran entre las más bajas de la UE, y reclama seguir reforzando el Ingreso Mínimo Vital para que, junto a las rentas mínimas autonómicas, alcance a las familias en situación de pobreza y no solo en situación de pobreza severa.

Estos son solo algunos apuntes de la hoja de ruta en España marcada por el proyecto de Save The Children. Hay dinero. Así que es cuestión de empezar a trabajar.

“La pobreza no es natural, es creada por el hombre y puede superarse y erradicarse mediante acciones de los seres humanos. Y erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia”, también es una frase de Nelson Mandela.

Informe completo (en inglés): www.bit.ly/StC_PobrezaInfantilEuropa_Informe  

Foto de Marko Milivojevic