Démosle la vuelta al mundo

Tres proyectos de transformación medioambiental se convierten en prioritarios en la agenda de Kveloce I+D+I. Si hay un momento para darle la vuelta al mundo, es este.

Los expertos sitúan en la Revolución Industrial el comienzo del caos. Fue a mediados del siglo XVIII cuando la humanidad puso su primer granito de CO2 extra. Ya sabemos qué ocurrió después. El granito se hizo montaña, y se multiplicaron los gases de efecto invernadero, aumentó la temperatura, se inició el deshielo de los polos y el aumento del nivel del mar… Ocurrió algo más a tener en cuenta, y fue que hace algo más de cien años, un belga millonario, un químico excéntrico, inventó en un laboratorio casero la baquelita, el primer plástico totalmente sintético. Se hizo tan famoso que la revista Time puso un retrato suyo en su portada sin necesidad de explicar quién era. Sólo escribió un epígrafe con su nombre y la frase: “No se quema. No se derrite”. Faltó poner: “No se degrada”

Hoy, 2021, el efecto del cambio climático y la contaminación por plásticos se cuela por las rendijas de nuestras casas. Ya no solo lloramos el último hielo de los osos polares, ahora el daño afecta a la tierra que labramos, los peces que comemos, el aire que respiramos. Pero el cerebro global se ha puesto en marcha para lo que muchos llaman ya “Cambiar el Cambio”. Las actuaciones para frenar la crisis climática y la contaminación se han puesto en marcha. Órganos de gobernanza internacional, la ONU y la Comisión Europea, industrias, empresas, cada pequeño ayuntamiento y cada escuela están hoy movilizados en una pelea conjunta para frenar la crisis.

Kveloce I+D+I en marcha por el cambio

Kveloce I+D+i se ha embarcado en tres nuevos proyectos prioritarios para la empresa dirigidos a darle la vuelta al mundo. Los tres proyectos abren camino hacia un planeta sostenible. Uno de ellos cuenta con fondos de la Comisión Europea. Es un macroproyecto sobre Economía Circular en el sector agroalimentario (Agro2Circular).

El segundo, que cuenta con fondos de la convocatoria Torres Quevedo del Ministerio de Ciencia e Innovación, permitirá incorporar a Kveloce I+D+i expertos que trabajen sobre las bases de la Economía Azul (ECOAZUL-MEDAPT).

El tercero de los proyectos en marcha, TICSOIL, está financiado por la agencia Valenciana de la Innovación.  TICSOIL se apoya en ciencia ciudadana, en busca de una concienciación medioambiental, en particular sobre la calidad del suelo, el gran olvidado de la cobertura social y medioambiental hasta el momento.

Los tres proyectos, más allá de los elementos medioambientales y de cambio de modelo económico, conllevan un fuerte componente de investigación social y de evaluación de su impacto en la sociedad y en las personas, sello diferenciador de los proyectos de Kveloce I+D+I.

Cultivar para todos: Agro2Circular

Agro2Circular busca implementar las bases de la economía circular en el sector agroalimentario. Economía circular significa hacerse cargo de los propios residuos y aprovecharlos para conseguir una producción rentable y sostenible.

En Agro2Circular participan 41 entidades de diferentes países de la Unión Europea: centros tecnológicos, universidades con proyectos de investigación y desarrollo útiles para hacer más sostenible toda la cadena de producción agrícola y ganadera, y grandes productores, como la Fundación Clúster Agroalimentario Murcia-Agrifood cluster.

Los objetivos del proyecto son hoy una exigencia mundial, entre ellos, mejorar la tecnología que permitirá reaprovechar los alimentos que se desperdician (el 40% son frutas y verduras) y reciclar de un modo eficaz los residuos más relevantes del sector agroalimentario, especialmente los plásticos multicapa que se utilizan ampliamente como envases para la protección de los alimentos (2,3Mt/año) y en la agricultura para los cultivos (0,15Mt/año). Además del daño medioambiental, no reutilizarlos supone perder entre 650 y 950 millones de euros en la UE.

El plan de Murcia-Agrifood clúster en este proyecto es recoger las mejores tecnologías europeas disponibles para resolver todos estos dilemas reconocidos, y demostrar que funcionan para propiciar el necesario cambio en el modelo productivo de la industria agroalimentaria.

Para ello, tecnologías y expertos de toda Europa (Alemania, España, Austria, Reino Unido, Italia, Holanda, Finlandia, Bélgica y Suiza) se unen a PYMES, Grandes Industrias, OTRs, asociaciones, organizaciones e instituciones de la Región de Murcia para desarrollar una solución sistémica basada en criterios de economía circular.

Además, Agro2Circular podrá contribuir a la mejora de las Políticas Agrícolas Europeas proporcionando los datos que resulten del proyecto, y aportando recomendaciones relevantes de los agricultores y los consumidores que forman parte de la cadena agroalimentaria. Kveloce I+D+i se encargará de la evaluación social y económica del proyecto.

Los beneficios potenciales del proyecto, si los cambios se aplicaran en toda la UE serían significativos: Reducción de 22.660,7 kt de CO2 de, 10.779,5 kt s de materiales devueltos a la economía, 2.976 puestos de trabajo de calidad generados y, sobre todo, supondrá sembrar la primera semilla de un cambio de hábitos en el sector en favor de la circularidad.

Economía azul para aprovechar el Mar Mediterráneo cuidándolo:  ECOAZUL-MEDAPT

ECOAZUL-MEDAPT es un proyecto de Senior Europa SL (Kveloce I+D+i), que cuenta para desarrollarlo con fondos de la convocatoria Torres Quevedo. El proyecto ha quedado valorado el séptimo entre más de 300 solicitudes.

¿Qué es economía azul?

El belga Gunter Pauli es el padre de la idea Economía Azul, un modelo económico que gestó en 1994 para aprovechar al máximo los recursos naturales de un modo respetuoso con el medio ambiente.

ECOAZUL-MEDAPT propone impulsar este modelo económico en el litoral Mediterráneo español y está dirigido a tres sectores productivos relevantes vinculados al mar: la pesca, la acuicultura y el turismo costero. ¿Cómo lograr que la industria que cuenta con el Mar Mediterráneo como materia prima siga explotándolo como recurso, pero de un modo sostenible, y sin que suponga grandes inversiones que dañen el tejido económico? ECOAZUL-MEDAPT es una ayuda en esta dirección.

El proyecto generará una herramienta web basada en el análisis de datos procedentes de simulaciones climáticas en la que se contemplarán los efectos que tendrá el cambio climático en la región (ej. un aumento acusado de la temperatura superficial del agua del mar puede suponer un problema para la acuicultura o la pesca. Saber en qué lugares la frecuencia y/o intensidad de las olas de calor aumentará de forma más notable permitirá tomar decisiones a la hora de invertir en turismo o acuicultura, incluso impulsará nuevas tecnologías para adaptarse a las condiciones climáticas).

Contando con esta herramienta web que ofrezca datos específicos de la región, la industria y los gobiernos locales podrán reaccionar, aplicar nuevas medidas tecnológicas, o reinventarse, para afrontar el cambio que les afectará directamente.

La financiación de la convocatoria Torres Quevedo, dirigida a la contratación de Doctores, ha permitido que el proyecto cuente con la investigadora Alba de la Vara, experta en modelización del clima.

TICSOIL: Sin la ciudadanía, el mundo no se da la vuelta

Financiado por la agencia Valenciana de la Innovación, el proyecto TICSOIL, en manos de Senior Europa SL (KVELOCE I+D+i) impulsa la ciencia ciudadana utilizando Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Las iniciativas de ciencia ciudadana se multiplican a diario. La conciencia social se ha amplificado y toda la ciudadanía quiere aportar músculo, especialmente en causas medioambientales. La Ciencia ciudadana se trata de eso: “la recolección voluntaria (esto es, por personas fuera de su ámbito profesional) de datos ambientales y de biodiversidad que contribuyan a expandir el conocimiento sobre el medio natural, incluyendo la monitorización y la colección o interpretación de observaciones ambientales”.

La recogida de datos por parte de la ciudadanía se trasladará a una plataforma online, donde se generará una base ingente de información que podrá ser analizada y utilizada por profesionales especialistas.

La propuesta que lanza TICSOIL a ciudadanas y ciudadanos es recoger datos sobre uno de los grandes olvidados en acciones de ciencia ciudadana relacionadas con el medioambiente: el suelo.

El suelo se degrada a pasos agigantados: la erosión, la disminución de materia orgánica, la salinización, y en el caso concreto de los ambientes urbanos, el sellado que propicia la sobre construcción, además de la contaminación, dan lugar a procesos de desertificación y, progresivamente a la reducción de la calidad del suelo. Los suelos cada día más dañados dejan de ser productivos, y la biodiversidad se reduce rápidamente.

En Valencia, donde el proyecto se centrará como piloto, en la última mitad del siglo XX se perdieron grandes extensiones de suelos fértiles de forma irreversible, y hoy la región conoce la urgente necesidad de poner en marcha políticas de planificación urbana que protejan el suelo.

Así, quienes participen en TICSOIL recogerán datos en Valencia (no solo el área urbana) sobre zonas urbanizadas, parques y jardines, recubrimientos verdes, solares … todo aquello que permita definir y clasificar el uso que se le está dando al suelo.

La plataforma online que desarrollará TICSOIL pretender poner en valor el suelo, que cobre protagonismo como sostén de pulmones verdes en las ciudades, reivindicar su papel para frenar el cambio climático como secuestrador de carbono atmosférico y filtro de contaminantes, incluso vincular los espacios verdes a la mejora de la oferta turística.

Además de validar la plataforma TIC con los datos resultantes, Kveloce I+D+I medirá si la acción impulsa cambios de hábitos y conductas en relación con el suelo, como por ejemplo evitar el abandono de residuos, o priorizar la circulación a pie en espacios verdes.

El trío de proyectos por el medioambiente de Kveloce I+D+I dan esta semana sus primeros pasos. Hay una frase de Jim Morrison, el cantante de The Doors, que aparece en todos los decálogos de frases inspiradoras: “Ellos estaban intentando cambiar el mundo y yo quiero unirme al viaje. Yo quiero cambiar el mundo”. Démosle la vuelta, es el momento.